El culebrón de la corrupción exige la intervención del pueblo

Salgamos a la calle para acabar con el gobierno y sus políticas. La crisis que la paguen los ricos.

Montaje de El Jueves sobre el logo del PP
Montaje de El Jueves sobre el logo del PP

Un bochornoso espectáculo se escenifica ante nuestros ojos: jueces, fiscales, ministros, altos funcionarios de cuerpos “de seguridad”, empresarios de grandes compañías… todos a una para evitar que salga a la luz el gran negocio de la complicidad público-privada en el robo y la utilización de recursos públicos.

No es una novedad, aunque el nivel del expolio haya llegado a niveles escandalosos. Desde el primer minuto de existencia del Régimen del 78, el robo ha sido permanente, y no se entiende la política sin la concurrencia de la corrupción… a todos los niveles.

Dicen que la denuncia de la corrupción no gana elecciones. Y es cierto. Pero también es cierto que los últimos escándalos son la gota que colma el vaso.

El altísimo nivel de corrupción en nuestro país solo se explica de una manera: complicidad entre el poder político y el económico.

Mientras el PP mete la mano en la caja:

  • desde que empezó la crisis, las empresas del IBEX35 han repartido entre sus accionistas 363.000 Millones de € en dividendos.
  • solamente 1 de cada 20 nuevos contratos son indefinidos y de jornada completa.
  • cada semana los empresarios obligan a los trabajadores a hacer 4 millones de horas extras impagadas

¿Casualidad?

El PP, cuando gobierna, hace dos cosas, y las hace con eficacia. La primera es robar a manos llenas de las arcas públicas. La segunda es legislar a favor de los grandes empresarios y accionistas. Esa es la razón de que sigan aguantando. El PP es el mejor socio de los empresarios, de los que mandan en este país y a los que nadie vota.

Cuando los empresarios se aprovechan del paro, para ofrecer salarios de miseria y minijobs, hay un gobierno que lo permite. Cuando se hace un ERE ilegal y una gran compañía incumple las sentencias, hay un gobierno y unos jueces que lo permiten para que unos accionistas se beneficien.

El negocio del PP, no se entiende sin el negocio del IBEX35. Y tampoco se entiende sin la complicidad de los partidos que dan soporte a Rajoy.

Salgamos a la calle para acabar con el gobierno y sus políticas. La crisis que la paguen los ricos.