Contra la desindustrialización, cambiemos de lógica

Sectores enteros de la industria desaparecen en lo que fuera la primera región del mundo en industrializarse (Gran Bretaña) y la segunda (Bélgica, el norte de Francia, Renania Alemana). Algunos hablan de un cambio de sociedad hacia el predominio absoluto de los servicios y la era de la información y la comunicación. Sin embargo, para los empleados que pierden sus puestos de trabajo y por lo tanto su principal fuente de ingresos, se plantean preguntas insoslayables: ¿qué será de mí?, ¿Cómo voy a encontrar un trabajo?, ¿Qué futuro espera a nuestros hijos?

Henri Houben

Henri Houben

Economista at GRESEA
Economista e investigador en el GRESEA y en el Instituto de Estudios Marxistas y escribe regularmente para Études marxistes. Es el autor de La crisis de treinta años. ¿El fin del capitalismo? (Aden, 2008).
Henri Houben

Latest posts by Henri Houben (see all)

La realidad de la desindustrialización

En Francia, la compañía de recolección de información Trendeo cosecha desde 2009 los datos sobre creación o destrucción de empleo de las empresas que cuentan al menos con diez empleados. Sus resultados, que se presentan de manera sintética en la Tabla 1, son contundentes.

Tabla 1. Creación y cierres en Francia entre 2009 y 2012

Tabla de creación y cierres de empresa en Francia 2009 - 2012
Fuente: Trendeo, “El empleo y la inversión en Francia en 2012, la primera hoja y la primera tendencia en 2013” Febrero 2013: http://www.lefigaro.fr

Todos los años muestran destrucción neta de empresas, principalmente en la industria manufacturera que, en cuatro años, se deshace de 123.000 empleados.

Podemos encontrar estadísticas similares de la Unión Europea a través del Observatorio Europeo de las Reestructuraciones (ERM) 1, que hace un seguimiento en la prensa de las operaciones de inversión (o desinversión) de empresas si afectan a más de 100 puestos de trabajo, o de al menos el 10% de un centro de trabajo con 250 empleados. Así, obtenemos la tabla 2 para Alemania, Francia y Benelux.

Tabla 2. Contabilidad para la reestructuración de la industria manufacturera en Alemania, Francia y Benelux, entre 2007 y 2013

Tabla: Reestructuración de la industria manufacturera en Alemania, Francia y Benelux 2007 - 2013
Fuente: ERM, cálculos basados en estadísticas: http://www.eurofound.europa.eu Nota: Los datos de 2013 abarcan los primeros cuatro meses.

214.000 puestos de trabajo se han perdido desde el comienzo de la crisis. También hay un marcado aumento a partir de 2012, obviamente debido a las consecuencias de la crisis de la zona euro 2. Durante el primer trimestre de 2013, el ERM refleja la supresión de 100.547 empleos frente a 34.113 nuevos puestos de trabajo. 3 Los países más afectados son Francia, Alemania, Gran Bretaña, España, Italia y los Países Bajos. De acuerdo con nuestras estimaciones, Bélgica también se ve proporcionalmente afectada.

La recesión es un factor importante en el desempleo. Sin embargo, afecta a los sectores económicos de maneras muy diferentes. La industria de fabricación 4 paga un precio muy alto. Esta es una tendencia desde hace más de cincuenta años. Es la conclusión a la que permite llegar el gráfico 1, viendo la participación del sector manufacturero en el empleo total de los diferentes países o regiones.

Gráfico 1. Porcentaje de empleos en la manufactura de los empleados en Europa, EE.UU. y Japón, 1960-2011 (en%)

Porcentaje de empleos en la manufactura de los empleados en Europa, EE.UU. y Japón, 1960-2011 (en%)
Fuente: Elaboración propia a partir de AMECO, cuentas nacionales por rama de actividad, los trabajadores asalariados, personas. Nota: Los cinco son Alemania, Francia y Benelux. Los datos de Luxemburgo y los Países Bajos a partir de 1970. Para la UE-15, a partir de 1977, ya que no tenemos las estadísticas de Portugal antes.

Las curvas son relativamente estables en los años 60, pero todas caen en la siguiente década. La depresión es particularmente importante para Bélgica: se pasa del 37% en 1965 a un 13.5% en 2011.

Esta disminución relativa también se refleja en una disminución en términos absolutos. La Tabla 3 muestra la evolución del empleo industrial en los principales países europeos en comparación con lo que ocurre en Japón y Estados Unidos.

Tabla 3. Evolución del empleo industrial en Europa, los EE.UU. y Japón en 1960, 1970, 1980, 1990, 2000 y 2011 (en miles de empleados)

Evolución del empleo industrial en Europa, los EE.UU. y Japón en 1960, 1970, 1980, 1990, 2000 y 2011 (en miles de empleados)
Fuente: La misma que el Gráfico 1. Nota: Los datos para Japón acaban en 2010 y en 2009 para Gran Bretaña y por lo tanto de la UE (15) (es la última cifra que se muestra en la columna de 2011). El diferencial es la diferencia máxima entre el más alto nivel de empleo en el período 1960-2011 y su nivel más bajo (por lo general 2009, 2010 o 2011).

En todos los estados, hay una reducción de los puestos de trabajo en la industria. El nivel de 2011 es el más bajo de todos. Pero lo interesante es calcular la proporción que muestra la última columna, que calcula la diferencia entre el año con el mayor número de trabajadores y el menor. Vemos que la contracción equivale a un tercio o una cuarta parte de los puestos de trabajo. Sin embargo, la caída fue de casi el 70% en el Reino Unido, 52% en Bélgica y el 47% en Francia. A largo plazo, estos tres países son los más perjudicados por el cambio industrial.

Hay tres factores que explican este cambio estructural: el aumento de la productividad, que permite producir con menos personal, la externalización 5 de algunos servicios que previamente estaban reconocidos como pertenecientes a una empresa industrial, y la reubicación o deslocalización de las empresas extranjeras, sobre todo en los países del tercer mundo o los llamados emergentes 6.

En Francia, donde hay recursos estadísticos claramente más sofisticados, trataron de estimar la contribución de estos tres factores a la disminución del empleo manufacturero durante el período comprendido entre 1980 y 2007. Esto se muestra en la Tabla 4.

Tabla 4. Participación estimada de las causas de la destrucción de empleo industrial en Francia entre 1980 y 2007 (%)

Participación estimada de las causas de la destrucción de empleo industrial en Francia entre 1980 y 2007 (%)
Fuente: Lila Demmou, desindustrialización en Francia, Working Papers DG del Tesoro, junio 2010, p. 5. Nota: La suma de los tres factores no suman 100% debido a que la metodología es diferente en cada caso.

En esta evaluación, se observa que la productividad es el factor más decisivo y que aumenta con el tiempo, ya que es mucho más alto en el último periodo entre 2000 y 2007. La externalización se reduce con el tiempo. Esto muestra que las principales operaciones de ventas de las filiales o departamentos que prestan servicios (y que por lo tanto no se incluyen en las estadísticas del empleo manufacturero) se llevaron a cabo principalmente en los años 80 o 90. La deslocalización es muy difícil de estimar, ya que se basa en supuestos de destrucción de empleo bastante elevados 7. Por eso el estudio econométrico asociado a este aspecto tiene un efecto sobre el empleo del 9 al 70% 8. La imprecisión salta a la vista. Pero tiende a aumentar.

Por lo tanto, la desindustrialización en absoluto es un mito de los antiguos bastiones del desarrollo capitalista, Europa occidental, Estados Unidos y Japón. Se debe principalmente al aumento de la productividad. Esto, que debería ser una bendición para la humanidad, ya que las máquinas realizan cada vez más tareas exigentes, es, por contra, en la sociedad occidental, un desastre para los trabajadores, ya que para ellos significa paro y reducción de ingresos.

¿Un mundo de servicios?

Sergio Tchuruk es el antiguo jefe de Alcatel, una empresa buque insignia de las telecomunicaciones en Francia. En junio de 2001 dijo con orgullo ante la prensa en Londres que la empresa iba a entrar en el mundo del futuro al continuar funcionando sin fábricas. Esto significaba pasar de 120 centros de producción a 12 en dieciocho meses.

Para su desgracia, lo que inauguró más bien fue el planeta sin Alcatel porque desde entonces la firma está experimentando retrocesos desastrosos. Desde su declaración acumula más de 20 mil millones de euros en pérdidas, incluyendo 5 mil millones en 2001 y 2008. No reparte dividendos desde 2007. Se fusionó con Lucent en 2006, el viejo gigante americano surgido de la desintegración de AT&T. Su capitalización bursátil 9 de 25 mil millones de € acabó siendo la décima parte a finales de 2012. Ante semejante éxito, Tchuruk fue invitado a renunciar el 1 de octubre de 2008, con una indemnización de 5,7 millones de euros (el famoso “paracaídas de oro”).

El truco para una empresa sin fábricas es, evidentemente, vender sus unidades de producción a otras sociedades especializadas en la sub-contratación, como Flextronics, el grupo central mantiene las actividades “nobles” (o core-business) como la investigación y otros servicios (administración, marketing, etc.). Pero las condiciones de trabajo son, evidentemente, a la medida de este cambio: reducción de salarios, deslocalización a menudo en Asia o Europa del Este, una flexibilidad total, prolongación de la jornada de trabajo…

Ante este fenómeno, algunos economistas han llegado a proponer la existencia de un patrón general de desarrollo que evolucionaría de forma natural desde una economía agrícola a una etapa de desarrollo industrial, para pasar finalmente a una era post-industrial de predominio de los servicios. Uno de los primeros en emitir tal tesis fue Walt Whitman Rostow.

Tras él, en 1973, el sociólogo estadounidense Daniel Bell (de “izquierdas”, pero no marxista) anuncia la llegada de la sociedad post-industrial. Peter Drucker, uno de los más prestigiosos gurús de la administración estadounidense, irá más lejos aún al vislumbrar una civilización post-capitalista, más emprendedora que la anterior (1993).

Todas estas teorías comparten la idea de una evolución uniforme, basada únicamente en las transformaciones técnicas de la humanidad, independiente de la correlación de fuerzas en la sociedad, por no hablar de las relaciones de clase. En realidad, ignoramos por completo cuál será el futuro de la civilización, ni el más cercano, porque depende de la relación entre las naciones y la competencia entre modelos económicos. Como marxistas, creemos que el socialismo acabará por prevalecer, pero no sabemos la fecha.

Estas teorías tienen el propósito de justificar la realidad existente y los cambios decididos por los jefes de las grandes corporaciones y sus aliados políticos. En este caso, el debate sobre el cambio social justifica la desindustrialización y su impacto sobre el empleo. Pero nada nos obliga a seguirlos.

Una economía sin industria es muy frágil. Viendo los ejemplos en Europa de Grecia y Portugal, el sur de España e Italia, o Chipre incluso. La falta de progreso en la fabricación -manufactura- lleva al país a una dependencia frente al extranjero, que tienen que compensar con préstamos, y acaban convirtiéndose en juguetes en manos de los mercados financieros (es decir, de grandes firmas financieras, como Goldman Sachs).

Hay tres razones principales para dar una importancia particular a la industria. En primer lugar, permite la producción de objetos de uso en nuestra vida cotidiana, es decir, que siguen siendo esenciales porque sin ellos el resto no se puede desarrollar: vivienda, alimentación, ropa… De hecho, bastantes servicios se basan en el desarrollo industrial. En una sociedad capitalista, son los productos financieros, consultoría de negocios, empresas de publicidad, etc. Pero, en general, incluso en esta era de la información y de la comunicación, sigue siendo necesario papel para publicar un libro, cables para formar una red, pantallas para ver películas, vídeos, etc. Por último, ya que son productos de primera necesidad, si no se producen, deben ser importados. ¿Y que ofrecerá a cambio un país con pocas industrias? Es el desafortunado caso, especialmente, de los países del sur de Europa.

A nivel social, la pérdida de la actividad industrial es también un desastre. Porque incluye: 1º la inmediata pérdida de puestos de trabajo y por lo tanto la base de los ingresos de los empleados, 2º  la desintegración de un tejido industrial y económico, ya que la fábrica hace vivir a muchos sectores, ya sea directamente, (proveedores o clientes de la empresa), o de forma indirecta, porque viven de los ingresos generados por la planta; y 3º la pérdida de un know-how 10 que puede ser perjudicial en el largo plazo.

No se trata de afirmar que ninguna reconversión es posible. Pero esto plantea varias cuestiones que rara vez han sido bien resueltas, ya sea en Valonia o en Flandes. En primer lugar, un cambio en la actividad requiere nuevas inversiones y lleva tiempo. Entre el final de la fábrica declarada obsoleta y la que la seguirá, por lo general hay un período que puede prolongarse mucho. ¿Qué pasa mientras tanto? A menudo, esto permite eliminar los puestos de trabajo sin causar demasiada agitación social entre las personas que aspiran a conseguir un nuevo trabajo. Y para entonces… dos o tres años más tarde, se abandona también el proyecto inicial de reconversión o se limita al mínimo.

Segundo problema: lo que se sacrifica son generalmente los puestos de trabajo poco cualificados y la alternativa habitualmente es relativamente sofisticada y requiere mano de obra especializada, por ejemplo en el ámbito de los servicios informáticos. Existe una brecha que ni la formación intensiva puede compensar.

La promesa de la reconversión ya no es aceptable. Necesitamos resultados concretos y rápidos, si los proyectos son viables. Mientras tanto, los trabajos en riesgo deben seguir manteniéndose o pagándose 11, a costa del grupo empresarial que quiere despedir y que tiene los medios para pagar. A continuación es necesaria una solución concreta para quienes han perdido su empleo, sobre todo si se encuentran en nichos difíciles como trabajadores poco cualificados y de más edad. Esto también debe aplicarse a los empleados de las subcontratas que pierden su empleo en el proceso.

Bélgica y Europa Occidental tienen un pasado industrial. Deben tener un futuro del mismo tipo con los correspondientes puestos de trabajo.

Dos sectores son tradicionalmente importantes en el desarrollo económico: las industrias de la construcción y automotriz. No sólo representan por sí mismos un peso significativo en la industria, sino que también generan riqueza hacia arriba y hacia abajo, por los suministros de piezas de repuesto y otros materiales. Al final, un coche se compone de más de 10.000 piezas diferentes. Es lo que podemos ver en la crisis actual. Son las dos ramas más afectadas y las que arrastran tras de si a la economía europea. En particular, a la industria del acero que les suministra material de forma masiva.

Atraer a las multinacionales

La política industrial de la Comisión Europea – porque hay una, aunque a menudo es invisible – es promover la iniciativa privada y dejar que esta maneje libremente todos los resortes de las decisiones finales. El defensor más elocuente de este enfoque es el ex Comisario de Empresa e Industria y Vicepresidente de la Comisión (2004-2010), el socialdemócrata alemán Günter Verheugen, en la actualidad el jefe de una firma de asesoramiento para que las empresas puedan hacer un mejor uso de las instituciones de la UE.

Declaró en el Parlamento Europeo que: “La decisión de cerrar o reubicar sus negocios pertenece a las empresas y ni los Estados ni la Unión Europea pueden o deben intervenir en el asunto.” Y agrega: “Vamos a necesitar en el futuro una industria fuerte en Europa, con empresas líderes en el mundo – no necesitamos campeones de Europa, sino líderes del mercado mundial, ya que esto es el campeonato del mundo. Ningún Estado puede cumplir esta misión, es responsabilidad de las empresas. Sin embargo, podemos apoyarlos. 12” Este discurso refleja la estrategia comunitaria.

Esto se traduce en el deseo de atraer la inversión extranjera a toda costa, especialmente a las multinacionales. Pero este enfoque, cuestionable en sí mismo, ha llegado a su límite. Que se instalen grandes empresas industriales estadounidenses, francesas, alemanas o incluso de Corea, Brasil o China, es poco probable, sobre todo en las áreas tradicionales que crean más puestos de trabajo. En un mercado europeo integrado, es mejor invertir en los nuevos Estados miembros, que tienen una mano de obra relativamente capacitada y un costo mucho más bajo que en Bélgica.

Retomar una unidad de producción en buenas condiciones de trabajo con mano de obra cualificada y flexible, por lo general, no suele ser interesante para una firma extranjera. Es cierto que el centro de Europa, con su desarrollada infraestructura, permite comunicarse con el resto del continente. Pero no es suficiente, ya que hay que vender y, preferentemente, al menor costo. En este contexto, adquirir una fábrica significa tomar posesión de cuatro paredes y algunas herramientas, pero no necesariamente lo más importante: la red comercial, la marca, los contactos industriales y políticos… Sólo si el equipamiento requiere enormes inversiones, como en el sector del acero o del petróleo refinado, puede justificarse.

Atraer la inversión a cualquier coste, tiene una desventaja frente a un empresario que no tiene escrúpulos en venir y marcharse cuando le plazca. Los gobiernos son reacios a tomar medidas de represalia ante estas actitudes, ya que supone una mala señal frente a otros inversores extranjeros. Sin embargo, lo que haría falta es confiscar la propiedad de quien destruye numerosos puestos de trabajo. Pero el Estado hace malabarismos con las palabras, lo suficientemente fuertes para convencer a los trabajadores de que “la política” está de su lado, y que debe actuar prudentemente para garantizar a los inversores que no habrá hostilidad hacia ellos. Pero no a favor de los empleados que pierden sus puestos de trabajo.

De todos modos, en este marco, hay que hacerlo mejor que los países con mano de obra cuatro o cinco veces más barata (o más) que en Bélgica o que Irlanda, que tienen una tasa de impuesto de sociedades del 12,5% (frente al 33,5% en Bélgica). Irlanda también tiene una gran ventaja sobre otros países. Cuenta con zonas francas desde 1958 y con instituciones para captar inversiones multinacionales desde 1985.

Al mismo tiempo, la isla muestra todos los caminos de esta estrategia. Ciertamente, pudo ser un modelo durante años, pasando de ser un país agrícola al centro de producción preferido de empresas electrónicas estadounidenses, agrícolas, de informática y medicina. Pero cuando se derrumbó, todos volaron juntos a otra parte.

El gráfico 2 muestra la evolución del empleo industrial en Irlanda desde 1960, comparando el efecto relativo (en comparación con los datos del eje de la derecha) y absoluta (con relación a los datos del eje de la izquierda).

Gráfico 2. Evolución del empleo en la manufactura irlandesa 1960-2011 (en miles de personas, eje de la izquierda, en% del empleo total, eje derecho)

Evolución del empleo en la manufactura irlandesa 1960-2011 (en miles de personas, eje de la izquierda, en% del empleo total, eje derecho)
Fuente: La misma que el gráfico 1.

En los años 60 y 70, se crean puestos de trabajo, que aumentan su participación en el empleo total. En 1973, supone el 31% de la fuerza de trabajo asalariada en el país.

Pero durante los años 80, la mano de obra disminuye bruscamente de 258.000 en 1980 a 207.000 en 1987, una caída de 20% en seis o siete años. Con la llegada de las multinacionales estadounidenses, las cifras se recuperan. El empleo manufacturero alcanza su punto álgido en 2000-2001 empleando a más de 274.000 personas. Sin embargo, en términos relativos, representa sólo el 20% del total. Esta proporción se ha mantenido estable en torno al 24% entre 1986 y 1996. A continuación se desploma, arrastrando tras de sí al total de puestos de trabajo: apenas alcanzan 190.000 en 2011.

De modo que, en términos relativos, la industria no está mejor protegida en Irlanda que en otros países. Su participación en el empleo total disminuye y se reduce más rápido aún de su estabilidad mantenida desde hace una década. Con un 12,7%, Dublín está por debajo de las cifras de Bélgica (13,5%), Japón (17,4%) y Alemania (18,9%) en empleo industrial. Por otro lado, el número de puestos de trabajo en cifras absolutas varía bruscamente en un corto período de tiempo, adquiriendo la curva una montaña rusa (Gráfico 2). Nuevamente, entre 2007 y 2010, en apenas tres años, el empleo manufacturero disminuyó un 20%. Sólo España experimenta un deterioro igual de rápido.

En consecuencia, Irlanda alcanza una tasa oficial de desempleo del 14,2% al cierre del 2012 frente al 8,2% en Bélgica y el 10,6% en Francia. Si bien la estadística es cuestionable, ya que p.ej. se eliminan a los trabajadores de edad avanzada inactivos. Si se tienen en cuenta, Bélgica tendría un nivel cercano al 14%. Sin embargo, se mantiene este ritmo bastante estable. Por el contrario, Irlanda partía de un 5% en 2007.

Protección

Hay algunas voces discordantes que exigen una política industrial más activa. Es el caso de Arnaud Montebourg, ministro francés de Recuperación Productiva, partidario de la des-globalización. 13 Propone el establecimiento de barreras comerciales en las fronteras de la Unión para los productos que pongan en peligro puestos de trabajo industriales.

Detrás de esta propuesta está la ilusión del poder mitigar los efectos del capitalismo y defender los logros sociales occidentales. En realidad, es un brindis al sol.

Si una zona económica como Europa, que exporta mucho, crea políticas arancelarias, tendrá que esperar represalias por parte de sus países clientes. Como no se ha eliminado ni el mercado ni la competencia, éstos producirán sus efectos en un área más limitada. En otras palabras: la competencia para llegar a ser el líder se intensificará. Tendríamos que atender, llegado el caso, a mayores desastres industriales y sociales.

En la UE y la zona euro, existen casos de costes laborales comparables a los que existen a escala mundial. Entre los ingresos medios de los eslovacos – por no hablar de los rumanos y búlgaros – y belgas, franceses, alemanes, holandeses y luxemburgueses, puede haber una diferencia de 1 a 5. Por eso se dinamita el sistema de seguridad social que garantiza salarios mínimos a quienes están en paro por un tiempo.

Ahora vemos el deterioro de las condiciones sociales en el sur de Europa bajo el impacto de las políticas de austeridad. Las autoridades europeas y las patronales se encuentran a la ofensiva para desmantelarlas, incluso en ausencia de una presión competitiva externa real.

Al mismo tiempo, esta estrategia socava la capacidad de resistencia de los sindicatos y sus afiliados, lanzando a unos trabajadores contra otros para tratar de salvarse de forma individual. Sin embargo, los verdaderos culpables de estas estrategias, los que se benefician, es decir, los grandes accionistas de las corporaciones multinacionales y sus aliados políticos, se ponen a cobijo. La solidaridad entre los empleados se rompe.

Las opciones económicas deben seguir siendo materia de los estados y sobre todo de sus poblaciones. Y éstas tienen el derecho de desarrollarse e industrializarse. Y no le corresponde definirlas a las áreas ya industrializadas, que en general han inundado el Tercer Mundo de sus productos de bajo costo. Si hay responsables de la competencia entre los trabajadores, son las multinacionales. Debemos reclamarles a ellas – no a los estados – que respeten los derechos básicos de los trabajadores en todos los países en los que operan y donde se aprovisionan. El Norte también puede ayudar a los gobiernos en el Sur para que cumplan su propia legislación que de hecho ya prohíbe que los empleados trabajen durante demasiado tiempo en condiciones insalubres por un salario por debajo del mínimo local. Pero no podemos evitar que estos países utilicen a menudo su única ventaja competitiva en el libre comercio mundial capitalista: su mano de obra barata. Si los trabajadores de estos países creen que los salarios son demasiado bajos, deben exigir mejores condiciones y organizar sindicatos. Podemos apoyar dicho contexto, pero no remplazar su movilización.

Cambiar de lógica

La crisis económica pone a las personas ante una elección de sociedad. El sistema capitalista ha mostrado sus límites, tanto para crear riqueza de forma sostenible como para encontrar soluciones a las necesidades reales de las personas. Prioriza la rentabilidad, la absurda competencia en todos los aspectos, las ganancias financieras a corto plazo… y los trabajadores o están desempleados o con un trabajo que no les alimenta, las familias están endeudados hasta el cuello, regiones enteras son destruidas. O continuamos en este camino con más austeridad, o cambiamos la lógica.

Pero el capitalismo atiende básicamente a la demanda solvente y no a las necesidades reales de los trabajadores. Toda discusión sobre la sociedad post-industrial, el advenimiento de una economía de servicios, en realidad oculta que de lo que se trata es de satisfacer ante todo a un público relativamente rico que puede permitirse estos productos. Construimos piscinas, villas lujosas con acompañamientos adecuados. Pero nos olvidamos de construir techos para las personas sin hogar, de sustituir las tuberías para un país pobre para tener agua potable, de multiplicar las escuelas y los centros de salud que pueden salvar vidas. Eso es lo que deberíamos desafiar.

De hecho, hay muchas necesidades. Son muchas y poco satisfechas. La lista puede ser muy larga, hasta en Bélgica:

•  suficiente vivienda para todo el mundo a un precio razonable;

•  hogares de ancianos para hacer frente al envejecimiento de la población;

•  transporte público más frecuente y más barato;

•  mejora de la atención de la salud, basada más en la prevención;

•  progreso de la educación y la enseñanza, que se centren en la escuela y no en la educación complementaria privada;

•  ayudar al uso del ordenador, en particular a las personas mayores, a la seguridad en el uso de Internet, ya sea para las transacciones o contra los virus

•  prevención de la delincuencia juvenil, multiplicando actividades en el barrio, ya sea por iniciativa de los municipios o escuelas;

•  ahorro de energía mediante la mejora de aislamiento de las casas;

•  renovación de inmuebles y urbana, para que todos los hogares cumplan normas de seguridad y, para el desarrollo de las ciudades con prioridad para los peatones.

Estas áreas requieren productos industriales para la construcción, transporte, equipos, medicamentos, libros… Algo que puede proporcionar una industria al servicio de la gente y no con fines de lucro y competitividad.

¿Qué haría un partido marxista en el poder? Empezaría por nacionalizar la parte esencial de la producción de bienes y servicios, comenzando por las empresas que están en manos de grandes multinacionales y sectores estratégicos como la energía, el transporte y las finanzas. A continuación, se debería organizar una planificación democrática y participativa para definir las necesidades básicas que no se satisfacen. Se trataría de priorizar los problemas a resolver. Por lo tanto, sería posible tener en cuenta las exigencias sociales y las necesidades ambientales. Esto permitiría precisar qué desarrollo industrial se necesita y por lo tanto, los puestos de trabajo correspondientes. Las preocupaciones populares serían el centro para el proceso.

Esto también requerirá una mayor integración de los diferentes sectores, que deberían cooperar eficazmente con los demás. De ahí la necesidad de tener un control relativo sobre el conjunto de la filial. Sin embargo, esto ya no es posible a nivel de un solo país dentro de la Unión Europea. Cada vez más, las producciones están relacionadas entre sí. Si analizamos una planta de ensamblaje de automóviles en Bélgica, obtenemos cuatro paredes, algunas máquinas, algunas técnicas de trabajo, pero nada más. Diseñar y construir un coche, necesita la experiencia del diseño de automóviles, la investigación en dicho campo, el control de los componentes básicos, tales como motores. Esto entre nuestros países vecinos sólo existe en Francia y Alemania. Y en otros productos, distintos países cuentan con los conocimientos necesarios

Teniendo en cuenta conjuntamente a Alemania, Francia y Benelux, se obtiene un PIB de 5 billones de € (cifras de 2011)14. Su comercio exterior (basándose en las exportaciones) ascendió a 2.2 billones de dólares, de los que más de un tercio está formado por la interacción entre estos países. De hecho, el 15% de la producción es para la exportación de uno de estos cinco estados a otro. Este porcentaje va en aumento. Era sólo el 9,5% en 1995. Es una manifestación de la creciente integración de estos territorios.

Este área es consistente. Puede proporcionar los productos y servicios más modernos. Los niveles sociales y de legislación son bastante similares. Sería perfectamente posible imaginar y organizar la planificación en esta escala, incluso extenderla a otras partes con el mismo nivel de vida. 15

En ese caso sí habría una buena razón para proteger este tipo de desarrollo, ya que no se hace por el beneficio o interés individual. Debe garantizar la satisfacción de las necesidades sociales reales. Y no se puede poner en peligro esta iniciativa por multinacionales que hacen dumping o que se benefician de ventajas salariales para vender a precios muy bajos y perjudicar la economía socializada.

Hacer frente a la desindustrialización

En Bélgica, las primeras necesidades conciernen a la vivienda, la renovación de los edificios públicos, la instalación de nuevas infraestructuras y el desarrollo del transporte público.

Se podrían desarrollar cuatro sectores industriales en los que el país tiene una tradición y experiencia técnica: construcción, edificación, transporte, servicios de salud y medicamentos, y acero

La construcción, la renovación urbana, el ensamblaje de vehículos, todo ello exige acero. El acero  puede ser una industria desfasada para una industria del automóvil que se va hacia el este. Pero no lo es en absoluto para satisfacer las necesidades locales y hacer que funcione en las regiones de Lieja y Charleroi. Ya no producimos los productos largos (vigas, barras…) que forman el elemento central de un edificio. Hemos de ir a Luxemburgo para ello. Pero sin duda es posible cooperar. A cambio, las bobinas serán de gran utilidad para los vehículos que se deban construir.

Por otro lado, sería posible producir tranvías, autobuses, trenes mediante la reconversión de plantas de automóviles. Esto requeriría una inversión, pero las habilidades de los trabajadores de este sector se podrían usar.

Por último, la salud es la última industria que sería útil fomentar. El envejecimiento de la población plantea nuevos problemas de salud y requeriría la llegada de productos, preferiblemente genéricos, para lidiar con ella. Hay cerca de 200 compañías farmacéuticas y de biotecnología en Bélgica, 31 de las cuales tienen una instalación de fabricación 16. La industria emplea a unas 30.000 personas. 17 Tiene conexiones con la mayoría de las universidades. Aunque casi todas las empresas pertenecen a grandes grupos internacionales americanos, británicos, suizos… es un área en que las autoridades públicas nacionales pueden verse obligados a imponer las necesidades de la mayoría.

La elección de estos sectores tiene en cuenta tres elementos: las necesidades básicas de la población belga, la tradición industrial del país y las oportunidades para el desarrollo colectivo. La región de Valonia 18 ya ha hecho una selección de los sectores que quiere promover: la agroindustria, la ingeniería mecánica, el transporte logístico 19, las tecnologías ambientales del espacio y la aviación. Es el resultado de las opciones del poder ejecutivo. En primer lugar, se buscan empresas privadas. Esto implica una lógica basada en la competitividad y la rentabilidad. Luego hay un deseo de salir de la industria del acero y asegurar el fin del acero Valón en favor de nuevas áreas que se consideran “más prometedoras”.20

Nuestro punto de vista es diametralmente opuesto. Queremos desarrollar lo que mejor sirva a la población belga y a los vecinos, comenzando por los trabajadores y quienes reciben prestaciones, al centrarse en las necesidades y no sólo en la demanda solvente. Por eso debe ser una iniciativa pública. Pero como el Estado y sus líderes probablemente no sean propensos a decantarse espontáneamente en esta dirección y que no hay nada mejor que la constante presión pública, se crearía un comité de supervisión de las empresas públicas. Su función será la de garantizar que el servicio público se ha cumplido y que no prevalezcan las consideraciones presupuestarias y el deseo de beneficiar a los intereses de los capitalistas privados. Se compondrá de representantes sindicales y ciudadanos, de “clientes” o usuarios. Debe tener un veto sobre las decisiones, si parecen ser contrarias a los objetivos asignados previamente.

También está claro que esta propuesta chocará de frente con las políticas europeas actuales: se trata de dar al gobierno el derecho a tener iniciativa propia, a no aceptar la competencia devastadora, a poner en marcha grandes inversiones y a no responder a los dictados de un presupuesto equilibrado. Y la gestión de la empresa pública debe ser radicalmente diferente de la de una empresa privada. Por supuesto, hay que centrarse en medidas fiscales para que los ricos y las rentas altas financien este proyecto. Sin embargo, no podemos excluir un mayor esfuerzo al principio y por lo tanto probablemente profundizar un poco más el  déficit. Las normas de la UE no pueden oponerse a este esfuerzo. Llegado el caso, se debe rechazar la aplicación de dichas medidas y sanciones que de todas maneras arrastran a la Unión por la pendiente de la espiral deflacionista. 21

Dicho programa sería más fácil si una nacionalización semejante se llevase a cabo en las áreas de la energía y el sector financiero. Son sectores estratégicos. Controlarlos serviría al interés público y no al de unos pocos accionistas y directivos. Podrían ofrecer productos y crédito en condiciones favorables, que fomenten las actividades generales de desarrollo.

Pero se dirá: el Estado no tiene vocación de ser empresario o gerente. Debe limitarse a establecer el marco en el que el mercado pueda funcionar. Esta posición es algo puramente ideológico, cuya eficacia no se comprueba en la práctica. Hay muchos ejemplos de empresas públicas que han tenido éxito, incluso sobre la base de criterios puramente capitalistas. El renombre y la gran innovación de Renault en la posguerra, cuando era una empresa pública, no cambió hasta el año 1990 (bajo el gobierno “socialista” de Michel Rocard).

Este programa no es para nada una forma de salir de la crisis económica. Para hacerlo debemos abandonar por completo el sistema que la causa, es decir: el capitalismo. Esto no es de lo que estamos hablando, aunque se definan estrategias semejantes a las que haría un poder socialista en el plano económico.

Esto no excluye la adopción de otras medidas para reactivar la economía y mejorar la situación de los empleados: reducir drásticamente el tiempo de trabajo sin pérdida de salario y sin extensión de la flexibilidad; prohibir los despidos o la reestructuración de las empresas que distribuyen dividendos o recompran acciones propias para aumentar las acciones en bolsa…

Conclusión

Lo más importante es entender que en economía no hay ninguna fatalidad. Los sistemas que existen no son algo natural. Fueron construidos, desarrollados a través del tiempo por personas que estaban al frente de las clases sociales propietarias de los medios para producir, primero de la tierra, actualmente de las empresas y fábricas.

Hoy en día, los capitalistas son quienes dominan y presiden los destinos de la humanidad. Elevaron el enriquecimiento de su capital a dogma de fe inquebrantable, e inventaron una teoría que intenta probar la excelencia de su método, es decir, la economía de mercado. Pero la realidad muestra aspectos que nunca consideraron en dicha doctrina: la crisis, el desempleo, la pérdida de ingresos, deudas, pobreza, desigual distribución de la riqueza…

Tenemos que volver a los fundamentos de todas las ciencias humanas. La economía y sus consecuencias sociales y políticas son ante todo una cuestión de elección y por tanto de por qué sociedad se opta. Una vez se ha seleccionado una opción, evidentemente conlleva una determinada orientación económica. Si decidimos cambiar de rumbo, tal vez lleve tiempo. Pero en cualquier caso, no hay nada definitivo. El mercado y la propiedad privada de los medios de producción no son necesarios para el porvenir.

También está claro que las soluciones dañinas para los intereses de los accionistas y ejecutivos serán enfrentadas por ellos.

Actuar en contra de ellos significa luchar. Tal vez sea la principal lección a recordar. De hecho, la lucha de los trabajadores y de quienes reciben prestaciones hace que se den cuenta de que tienen algo que decir, hasta comprender que ellos mismos pueden establecer las reglas. Es entonces cuando nos damos cuenta de que no se trata de satisfacer la demanda solvente, sino las necesidades reales. Que no se necesitan más iniciativas privadas que no tienen ningún otro propósito más que el beneficio, sino monopolios públicos donde se tomen las decisiones mediante un debate participativo y democrático. Que son necesarias instituciones políticas que sirvan a los intereses de la causa y que no estén relacionados con los lobbies y think-tanks…

Pistas para salvar el empleo industrial

  • Una ley que exija repartir la producción entre los sitios de una empresa multinacional que plantea cerrar una planta.
  • Nuestros gobernantes, que fueron capaces de salvar a los bancos en un fin de semana, pueden actuar para proteger el empleo. Pueden aprovechar – aunque sólo sea provisionalmente – los activos de las empresas que clausuran, imponer condiciones para el mantenimiento del empleo y exigir que repartan la producción  de automóviles, acero, textiles entre distintas plantas de Europa.
  • Podríamos imponer a nuestros diputados el voto sobre una ley que prohíba despidos en empresas rentables. En caso de incumplimiento, las empresas deben devolver inmediatamente todas las exenciones fiscales, los subsidios gubernamentales y las reducciones en las cotizaciones patronales recibidas.
  • Llegado el momento, el gobierno puede nacionalizar un sector.
  • Hay que invertir la lógica de la creación de puestos de trabajo. En lugar de invertir dinero en el pozo sin fondo de las multinacionales que utilizan las bonificaciones fiscales para engordar el bolsillo de sus accionistas y no para crear puestos de trabajo, lo mejor es invertir dinero público en trabajos seguros. En primer lugar, es importante movilizar fondos para satisfacer las necesidades de las personas.

Notas

  1. Observatorio Europeo de las Restructuraciones.
  2. Véase Henri Houben, “Europa de la depresión”, Estudios Marxistas, No. 100, octubre-diciembre de 2012, p. 25-38.
  3. ERM Trimestral, abril 2013, p. 1
  4. La industria en general incluye la fabricación, construcción y producción de gas, electricidad y agua potable.
  5. Esto significa que una parte de la producción de la empresa se vende o subcontrata a otra empresa.
  6. Un país emergente es un país del tercer mundo, o del ex bloque de Europa del Este, que se está desarrollando y tiene un crecimiento muy significativo de su PIB. Por lo general se identifica a Corea, Taiwán, Singapur, China, Indonesia, Tailandia, Malasia, Brasil, Argentina, México, Turquía, Rusia y Sudáfrica como los principales países emergentes.
  7. En este análisis, el cálculo se relaciona con el efecto sobre el empleo de un aumento de la productividad, la subcontratación o la inversión extranjera o el comercio exterior. La dificultad radica en saber si este fenómeno tiene realmente un impacto en los centros de trabajo y, de ser así, calcular su magnitud real.
  8. Lilas Demmou, La désindustrialisation en France, Documents de travail de la DG Trésor, juin 2010, p. 30. La econometría es una técnica para calcular una tendencia coincidencia de dos o más eventos de un gran número de encuestas estadísticas.
  9. La capitalización bursátil es la cantidad de capital en juego en la bolsa. Es el producto del número de acciones y su precio diario. Dado que este puede variar ampliamente, la capitalización se calcula generalmente al final del año.
  10. NdT: Saber hacer
  11. Sin recorte salarial.
  12. Günter Verheugen, “La compétitivité: la réponse à la restructuration et la concurrence”. Debate en el Parlamento Europeo sobre la reestructuración de la industria en la Unión Europea, Bruselas, 4 de julio de 2006.
  13. Ya hemos abordado esta cuestión en Pol De Vos y Henri Houben, “La desglobalización, ¿nueva alternativa para la izquierda?” Estudios Marxistas No. 99, julio-septiembre 2012, p. 27-42.
  14. El producto interno bruto (PIB) expresa el mercado monetario y la riqueza creada en un año en un territorio.
  15. También se puede añadir nuevos países industriales. Pero en este caso, se tendrá que dedicar un esfuerzo considerable para hacerlo llegar lo más rápido posible al mismo desarrollo de los demás. Los problemas de la zona euro actual provienen del hecho de que esta solidaridad y apoyo son insuficientes.
  16. Asociación de Ingenieros Industriales del Instituto Meurice, “La industria de la innovación (bio)farmacéutica”
  17. Dependiendo de cómo se calcule el número de trabajadores.
  18. Bruselas y la región de Flandes también han tomado decisiones, pero son menos claras y precisas.
  19. A diferencia de nuestro proyecto basado en las personas y por lo tanto sus necesidades de transporte, el preferido por el Gobierno de la Región Valona es el área de logística de mercancías.
  20. MERIT (Universidad de Maastricht) y Ernst & Young France, “Marco conceptual y operativo para una política de Clusters en Valonia”, Informe Final, 20 de julio de 2000, p. 28.
  21. La deflación es una contracción de la actividad y los precios.