Eventuales de PSA: ¿Turno nuevo, vida nueva?

¡El Partido a las fábricas, que ya es hora! Folleto distribuido por el PTD sobre la situación de los trabajadores eventuales en PSA Peugeot, y la necesidad de reducir la jornada laboral a 35 horas, sin reducción de salario, para estabilizar la plantilla y crear más empleo.

La temporalidad y la incertidumbre son el pan nuestro de cada día. Sabemos dónde estamos hoy pero no dentro de unos meses, y ni siquiera sabemos cuántas horas tendremos que trabajar la semana que viene. Nuestros contratos temporales nos impiden la más mínima planificación de nuestra vida. Tenemos 6 meses de duración o 534 horas como máximo. Lo que antes se acabe. Es posible trabajar desde 4 horas al día, hasta la novena hora, y algún sábado también. ¿Quién puede con estas condiciones de trabajo planificar su vida? Con solo 6 meses de contrato, ¿cuántos de nosotros podemos meternos en la compra de uno de los coches que montamos?

Esta semana serán 40 horas, la siguiente a lo mejor también o puede que solo sea media jornada, todo queda en manos de la dirección de PSA, de sus accionistas y del señor Tavares, presidente del grupo. También es posible que en dos meses estemos otra vez en la puerta del paro para que nos sellen la cartilla, o en una bolsa de trabajo de PSA esperando la llamada. Y vuelta a empezar. Los eventuales somos los trabajadores más baratos para la empresa y la incertidumbre es total. ¿Habrá renovación? ¿Cuántas horas trabajaré el mes que viene? ¿Qué sueldo tendré? Para la empresa solo somos un ejército de “usar y tirar”; 400 trabajadores a total disposición del señor Tavares. Un ejército al que llamo, o no, cuando creo conveniente. ¿Nos toman por tontos?

Y mientras nosotros no podemos plantearnos comprar ni los coches que producimos, el señor Carlos Tavares, que se cree con el derecho a decidir sobre todos los trabajadores del grupo, disfruta de una vida de lujo que pagamos entre todos con condiciones indignas. Un señor que se ha puesto un sueldo de 3.600€…diarios. ¿Te parece poco? Si trabajáramos a jornada completa siempre, necesitaríamos 88 años para cobrar lo que este señor en solo un año. El empresario que tanta flexibilidad nos exige, ¿acaso flexibiliza él sus beneficios?

La dirección, los accionistas y el señor Tavares tienen una cosa muy clara: cuanto más baratos salgamos nosotros más beneficio obtienen ellos. Su objetivo es apretarnos tanto como les dejemos para obtener el máximo beneficio posible a costa de nuestro trabajo. Y no les va nada mal. Mientras ellos disfrutan de una vida de lujo, de vacaciones permanentes a costa nuestra, a nosotros nos quieren condenar a todo lo contrario: a la incertidumbre, al paro, a los cambios en el sueldo, condenados a ver cómo bajan los ahorros mientras esperamos la siguiente llamada.

Nosotros debemos tener las cosas tan claras como ellos. ¡Hay que reducir la jornada a 35 horas semanales, sin bajada de sueldo! Solo con esta medida, podríamos transformar nuestros 400 empleos eventuales en fijos. ¿A qué estamos esperando?

Descarga el PDF aquí

Adjuntos

Apoya al PTD

¿Te parece útil este artículo?

¡Puedes apoyar al PTD haciendo una donación!

El PTD está activo en las grandes empresas, apoyando la lucha de los trabajadores y trabajadoras, difundiendo las ideas socialistas.