PSA Peugeot Citroen: Tavares organiza nuestras vidas para su beneficio

Folleto distribuido por el PTD sobre la desregularización de las jornadas en PSA Peugeot Citroen. Medidas que solo buscan aumentar los beneficios de los accionistas a costa de la estabilidad vital de la plantilla.

Desde el 9 de enero hemos sufrido un cambio de horario por imposición de la dirección del Grupo PSA. Este ha causado problemas en nuestras familias. Por ejemplo, al salir una hora más tarde muchos trabajadores y trabajadoras no pudimos recoger del colegio a nuestros hijos.

Esta medida de flexibilidad laboral la implantaron para llegar a los compromisos de producción y demanda. Pero se produce poco después de que hayan eliminado 432 puestos de trabajo de la plantilla. Al final reducen trabajadores y aumentan los ritmos de trabajo y la flexibilidad laboral para llegar a los objetivos de producción.

Nos obligan a hacer horas extras bajo la amenaza de traslado a puestos de trabajo con ritmos de trabajo más intensos. Si no aceptamos nos pasan del departamento de chapa al de montaje o nos amenazan con la finalización del contrato. Uno a uno nos van imponiendo la desregularización de las horas de trabajo. Nuestra vida está a disposición de la empresa, como deseen para aumentar los beneficios. ¡¿Cómo vamos a aguantar los agotadores ritmos de trabajo con más horas extras y jornadas desregularizadas que la amplían hasta en dos horas?!

¿Qué consiguen con esto? Consiguen aumentar sus beneficios. Se estima que los beneficios de PSA en 2017 superarán los 2.000 millones de €, lo que se traducirá en un incremento de los dividendos de 0,48 a 0,57 € por acción. ¡Y ahora quieren 0,66 € por acción!

Sumemos los millones de acciones que poseen los accionistas y resultarán millones de € en ingresos para un puñado de personas, entre ellas Carlos Tavares, para vivir lujosamente a costa de nuestras vidas y recayendo sobre nuestras espaldas y nuestras familias.

¿En qué nos beneficiamos los trabajadores de la planta? ¡En nada! ¡Todo lo contrario! El enriquecimiento de Tavares y demás accionistas es nuestro sufrimiento y el de nuestras familias.

La solución es muy sencilla. Los multimillonarios dividendos pueden cargar con parte de las medidas a adoptar. La reducción de la jornada laboral a las 35 horas sin reducción de salario, que históricamente han reivindicado los sindicatos, permite incorporar con más horas y con contratos fijos a los nuevos contratados. Así, no hace falta desregularizar la jornada laboral. Así podemos eliminar las medidas de flexibilidad. Así, nuestras vidas estarían menos a los pies de los accionistas y más con nuestras familias.

Es posible porque los beneficios dan margen para mejorar nuestra calidad de vida y mantener la competitividad de la empresa. Tan solo debemos movilizarnos todos unidos.

Descarga PDF aquí

Adjuntos

Apoya al PTD

¿Te parece útil este artículo?

¡Puedes apoyar al PTD haciendo una donación!

El PTD está activo en las grandes empresas, apoyando la lucha de los trabajadores y trabajadoras, difundiendo las ideas socialistas.