Por qué nos odian

Los Estados Unidos dejaron caer el napalm sobre los civiles y arrasaron ciudades enteras durante la Guerra de Corea. Es por eso que Corea del Norte es tan hostil a América.

Una anciana y su nieto caminan entre los escombros de su casa tras un bombardeo de aviones norteamericanos sobre Pyongyang.
Una anciana y su nieto caminan entre los escombros de su casa tras un bombardeo de aviones norteamericanos sobre Pyongyang.

Nota de la redacción:

El artículo que hemos traducido y que reproducimos a continuación, tiene interés debido a que es un esfuerzo por explicar la realidad actual sobre bases materialistas y analizando el pasado que fundamenta la actualidad. El autor se aleja de teratologías, de historias de buenos y malos, y a su vez arroja luz sobre uno de los episodios más oscuros y desconocidos por el público occidental de la historia del imperialismo norteamericano.

También nos parece que el enfoque del autor es útil a la hora de abordar un asunto tan controvertido como la cuestión coreana, de cara a un público occidental sumergido en la desinformación. El movimiento antiimperialista en España, y en particular las secciones del mismo que se ocupan de la lucha por la paz y la unidad de las dos coreas, deberían tomar nota de esto.


 

Pregunte a muchos estadounidenses sobre la Guerra de Corea, y es probable que le digan que fue donde sirvieron los hombres y mujeres de la 4077.a , donde Dick Whitman se convirtió en Don Draper , o simplemente que fue un conflicto que involucra a Corea. Pregúntele a la mayoría de las personas en Corea del Norte, y es probable que le digan que fue una calamidad que hizo época, que sacudió la tierra y que dejó a su país en el infierno, estéril y mató al menos a uno de sus familiares.

A menudo, las acciones de los líderes norcoreanos se consideran acciones de locos irracionales que solo conocen el lenguaje de la fuerza. Pero mientras que la naturaleza dictatorial de la RPDC es incuestionable, el antiamericanismo feroz que se encuentra en el centro de la dinastía Kim proviene de un claro recuerdo de la guerra liderada por Estados Unidos en Corea.

A pesar de que en su momento las informaciones periodísticas serias fueron censuradas y hoy se cubre con el manto de la “guerra olvidada”, perviviendo en gran medida en las referencias de la cultura pop de usar y tirar, la Guerra de Corea fue un evento traumático y fundamental para los norcoreanos. Demostración del poder terrible de un arsenal militar de los Estados Unidos desbocado, y de por qué el país nunca más debería ser atrapado sin defensas.

Una guerra sin piedad

La Guerra de Corea logró matar a millones de personas, se convirtió en un conflicto de poder entre los Estados Unidos y la Unión Soviética y llevó al mundo al borde del conflicto nuclear, todo en un lapso de tres años.

Al estallar la guerra en junio de 1950, cuando el norte comunista invadió el sur anticomunista, la guerra atrajo a los Estados Unidos después de que las fuerzas del sur colapsaran rápidamente y perdieran la capital, Seúl. Aunque Corea era estratégicamente marginal, para los pocos políticos estadounidenses decididos a involucrar a su país, fue el primer sondeo soviético del poder y el prestigio de los Estados Unidos en el mundo de la Guerra Fría. Finalizó en punto muerto y en un armisticio incómodo que todavía existe hasta nuestros días.

La guerra aumentó la apuesta por la devastación aérea, superando la ya considerable aniquilación que las bombas aliadas habían arrojado sobre los civiles de las potencias del Eje durante la Segunda Guerra Mundial. El mundo no volvería a ver nada igual hasta Vietnam.

Los números hablan por si mismos. Las 635.000 toneladas de bombas lanzadas sobre Corea durante tres años superaron el tonelaje de explosivos lanzados durante toda la Segunda Guerra Mundial en el teatro del Pacífico. Al final de las hostilidades, entre dos y tres millones de coreanos estaban muertos, desaparecidos o heridos; alrededor del 12 al 15 por ciento de la población del norte había sido asesinada. Para poner eso en perspectiva, la Unión Soviética perdió aproximadamente entre el 13 y el 14 por ciento de su población de antes de la guerra durante la Segunda Guerra Mundial; Polonia, que sufrió las mayores bajas, perdió alrededor del 18 por ciento .

En otras palabras, las fuerzas lideradas por Estados Unidos casi le hicieron a Corea del Norte lo que la guerra y el Holocausto le habían hecho a Polonia.

La Guerra de Corea demostró ser un campo de pruebas fértil para una variedad de nuevas y sádicas armas, incluidas bombas de racimo y gas nervioso. Incluso hay evidencia de que el ejército de los Estados Unidos intentó usar la guerra biológica .

A medida que avanzaba la guerra, lanzaron napalm en incursiones sobre centros de población, arrasando ciudades y convirtiendo la piel de civiles inocentes en una membrana ennegrecida y cubierta de pus. Una sola incursión en Pyongyang el 29 de agosto de 1952 vio como diez mil litros del compuesto químico envolvieron la ciudad. Todo el asunto era tan escandaloso que incluso Winston Churchill – que había expresado una vez  su preocupación por que “derrotistas uniformados cantores de salmos” echasen por tierra sus planes para “empapar” las ciudades alemanas con gas venenoso durante la Segunda Guerra Mundial – pensó que era demasiado, llamando a tal devastación “un gran error”. Al final de las hostilidades, los Estados Unidos habían cubierto el país con 32.000 toneladas de napalm.

El uso de napalm en áreas civiles fue solo una de las restricciones que se fueron levantando gradualmente a lo largo de la guerra. Las incursiones y ataques masivos contra el sistema de energía hidroeléctrica del país también se consideraron aceptables.  

Este cambio fue impulsado por la entrada de China en la guerra y por una modificación de los objetivos estratégicos: para 1951, las fuerzas estadounidenses habían dejado de intentar retomar el Norte y, en cambio, habían decidido someter a los norcoreanos a tales horrores que se verían obligados a negociar.

Como explicó el general Matthew Ridgway, el comandante del Octavo Ejército, el objetivo no era “la confiscación del terreno, sino la destrucción máxima de personas hostiles y de material al costo mínimo para nuestras fuerzas”, usando “la fuerza realmente aterradora de nuestro poder de fuego”. El secretario de Defensa Robert Lovett dijo que “si seguimos destrozando el lugar, podemos convertirlo en un asunto inaceptable para los norcoreanos”. Deberíamos seguir adelante”.

Los ataques se convirtieron rápidamente en una cosa despiadada, desvinculados de cualquier criterio de proporcionalidad o precisión. Civiles, combatientes, ambos eran blancos legítimos. “Una cosa sobre el napalm”, relató un piloto, “es que cuando has golpeado una aldea y la has visto en llamas, sabes que has logrado algo. Nada hace que un piloto se sienta peor que trabajar en un área y ver que no ha logrado nada”. El general Curtis LeMay contó la anécdota de un miembro de una tripulación que le dijo que tres escuadrones de B-29 dejaron “tres mantos de humo” en medio de condiciones de perfecta visibilidad: “No sabemos a lo que golpeamos. Pero sea lo que fuera, seguramente lo mandamos a la mierda”.

Los testimonios de testigos presenciales confirman la desolación creada por los bombardeos. Para la primavera de 1951, el general Emmett “Rosie” O’Donnell, jefe del Mando de Bombarderos, dijo a los senadores que “casi toda la península de Corea es un terrible desastre. Todo se destruye. No hay nada digno de nombrar”. El juez de la Corte Suprema William Douglas dijo que la destrucción de las ciudades europeas en la Segunda Guerra Mundial no era nada en comparación con las de Corea del Norte.

El periodista húngaro Tibor Meray informó de que “no había más ciudades en Corea del Norte”; él “viajó por una ciudad de 200.000 habitantes y vi miles de chimeneas [derrumbadas] y eso, eso fue todo”. “La mayoría de las ciudades eran solo escombros o espacios cubiertos de nieve donde (antes) había edificios”, dijo un prisionero de guerra estadounidense. La Fuerza Aérea determinó que dieciocho de las veintidós ciudades principales de Corea del Norte habían sido destruidas al menos a la mitad al final de la guerra. Alrededor del 75 por ciento de Pyongyang fue arrasado.

Uno de los actos más atroces tuvo lugar apenas unos meses antes del armisticio, cuando la Fuerza Aérea realizó una serie de ataques con bombas contra las presas de Corea del Norte, una de los cuales suministraba el 75 por ciento del agua de regadío para su producción de arroz. El personal de Air University Quarterly Review, el órgano oficial del centro de educación primaria de la Fuerza Aérea, se mostró jubiloso.

“Para los comunistas, la destrucción de las presas significaba principalmente la destrucción de su principal sustento: el arroz”, escribieron. “El occidental no puede concebir el asombroso significado que tiene la pérdida de este producto alimentario básico para los asiáticos: el hambre y la muerte lenta”.

La producción de alimentos “era el único elemento importante de la economía de Corea del Norte que todavía funcionaba de manera eficiente”, señalaron, algo que el bombardeo había destrozado. Continuaron describiendo “las devastadoras aguas de las inundaciones” después de la destrucción de una presa, “anegando todo a su paso”.

Todas esas imágenes quedaron grabadas en los recuerdos de los pueblos de Corea del Norte y sus líderes.

“El gobierno de la RPDC nunca olvidó la lección de la vulnerabilidad Norcoreana al ataque aéreo estadounidense y [eventualmente] desarrollaría armas nucleares para garantizar que Corea del Norte no se encontrara nuevamente en esa situación” escribió el historiador Charles Armstrong en el sexagésimo aniversario del estallido del conflicto. “La guerra contra Estados Unidos, más que cualquier otro factor, dio a los norcoreanos una sensación colectiva de ansiedad y temor a amenazas externas que continuaría mucho después del final de la guerra”.

Si la Guerra de Corea no ocupa mucho espacio de reflexión en los Estados Unidos, los norcoreanos nunca la han olvidado. ¿Cómo podrían hacerlo, cuando todavía están desenterrando bombas sin explotar?

Jugando con el fuego nuclear

No fue solo la devastación total lo que alimentó el deseo del Norte de armas nucleares. También fue el abuso temerario del gobierno de los Estados Unidos de sus capacidades nucleares.

De hecho, Donald Trump está lejos de ser primer presidente que amenaza a Corea del Norte con la aniquilación nuclear. Ese dudoso honor pertenece a Harry Truman, quien dijo a los periodistas el 30 de noviembre de 1950, que el uso de la bomba atómica en el conflicto estaba sobre la mesa. El primer ministro británico, Clement Attlee, estaba tan alarmado que inmediatamente voló a Washington, intentando (y fracasando) obtener un comprimiso por escrito de Truman de que no lanzaría la bomba en Corea.

Hoy en día, las salvajes amenazas de lanzar bombas nucleares en Corea se asocian típicamente con el general Douglas MacArthur, quien dirigió el esfuerzo de la guerra hasta su destitución en 1951. Y por una buena razón: MacArthur solicitó permiso para lanzar treinta y cuatro bombas “a través del cuello de Manchuria”, y dejar un “cinturón de cobalto radioactivo” entre el Norte y el Sur para evitar cualquier invasión futura de territorios. Pero el general era solo un poco más histriónico que Truman y el resto del alto mando.

Como el historiador Bruce Cumings ha descrito, el Estado Mayor en su conjunto ya había sopesado si emplear la bomba antes de la conferencia de prensa de Truman (decidiendo no hacerlo por razones estratégicas en lugar de éticas), y nuevamente consideró la opción en junio de 1951.

Además, el Proyecto Vista respaldado por los militares recomendó el desarrollo de armas nucleares más pequeñas para el despliegue táctico en el campo de batalla. La Operación Hudson Harbor implicaba pruebas de bombardeos nucleares minuciosamente realistas que lanzarían bombas atómicas ficticias en Corea, lo que, señala Cumings, hubiese hecho que los líderes de la RPDC nunca habrían estado seguros de que fueran falsas o no hasta el momento en que cayeran.

Pero incluso sin todo esto, el conocimiento de que Estados Unidos tenía la bomba era suficiente. “El poder aéreo”, explica la historiadora Marilyn B. Young , “se entendió como un lenguaje especial dirigido al enemigo” que “incorporó un silencio muy crucial: detrás de todas las bombas lanzadas estaba el sonido de la que podía caer pero no …todavía.”

Pero las cosas no terminaron ahí. En 1957, el presidente Dwight Eisenhower violó los términos del armisticio y colocó armas nucleares en Corea del Sur.

La amenaza de Eisenhower de usar armas nucleares contra China al final de la guerra pudo haber sido un mito, pero se presentó al mundo como verdad. Y en realidad, Eisenhower consideró seriamente usar la bomba, y continuó desarrollando planes detallados para un ataque nuclear en Corea del Norte y China incluso después del armisticio.

El uso de armas nucleares ha estado sobre la mesa en las décadas siguientes, aunque no públicamente. Cuando los norcoreanos se apoderaron de un barco espía estadounidense en sus aguas en 1968, Johnson evitó la retórica excesivamente belicosa y resolvió el asunto con la diplomacia. Entre bambalinas, sin embargo, los líderes  de Estados Unidos pensaron inicialmente en lanzar una bomba nuclear en represalia, y mantuvioeron aviones de combate en los aeródromos surcoreanos cargados de armas nucleares y en alerta máxima.

Mientras tanto, el liderazgo norcoreano ha observado cómo otros estados que han desmantelado sus arsenales, a saber, Libia e Irak, han sido rápidamente invadidos, reducidos a escombros, y sus líderes arrestados, públicamente humillados, torturados y asesinados.

Si tenemos en cuenta la larga y fundamentada historia de amenazas y devastación, la afinidad del liderazgo norcoreano con las armas nucleares es menos desconcertante. El horror de la Guerra de Corea puede no ser la única causa del comportamiento agresivo de la RPDC. Pero seguro que contribuye considerablemente a explicarlo.

Apoya al PTD

¿Te parece útil este artículo?

¡Puedes apoyar al PTD haciendo una donación!

El PTD está activo en las grandes empresas, apoyando la lucha de los trabajadores y trabajadoras, difundiendo las ideas socialistas.