“Si el miércoles no hay avances pensaremos en medidas más contundentes”

Se intensifican las movilizaciones por el empleo en ArcelorMittal ante el chantaje patronal.

Así de contundente ha sido la respuesta de los sindicatos CCOO y CSI en ArcelorMittal ante las presiones de la dirección de la empresa. Siempre con la puerta abierta a la negociación y el acuerdo, el miércoles esperan que los directivos entren en razones y se pueda llegar a acuerdos que permitan a la plantilla de la Acería LDG volver al trabajo.

Desde el pasado mes de septiembre la dirección de Arcelor Mittal trata de imponer por la fuerza una reestructuración que supondría la eliminación de 23 puestos de trabajo en la acería LDG de Veriña (Gijón). Esta reestructuración se encuadra dentro de su plan para las plantas asturianas que en el futuro puede afectar a otros talleres. Según informaciones que ha podido recabar La Mayoría, en algunos círculos directivos hay planes a futuro para dejar las plantas asturianas en 2.500 o 3.000 empleos, y el resto de la plantilla a subcontratas. Esto explicaría la resistencia de la empresa a negociar sin chantajes sobre la mesa.

La respuesta contundente de la plantilla ha cogido por sorpresa a la dirección.

Pero desde el 26 de noviembre ha habido respuesta de la plantilla, algo que ha cogido por sorpresa a la dirección. Una amplia mayoría de trabajadores de la acería ha secundado los paros convocados por los sindicatos CCOO y CSI. Los datos de seguimiento pusieron nerviosa a la dirección de la planta, a lo que hay que sumar el mazazo de una sentencia de la Audiencia Nacional que declara nulo el ERTE que la empresa viene aplicando desde mayo de este año. Los directivos han reaccionado dando un paso en falso al decretar el cierre patronal de la acería LDG. Una medida radical que rápidamente ha sido tildada de ilegal por los sindicatos.

El cierre patronal ha dejado en el paro por ahora a 320 familias trabajadoras de Arcelor Mittal, pero paradójicamente no ha amilanado a la plantilla, que ha endurecido su posición. Trabajadores de todos los talleres, de todos los sindicatos (convocantes y no convocantes de los paros), afectados o no por el cierre patronal, están apoyando solidariamente las movilizaciones de sus compañeros, como así lo mostraron ayer en la concentración frente a la puerta de Sotiello de la planta gijonesa. Se está extendiendo la idea de que el problema con la dirección de la empresa no solo afecta a la acería LDG sino que es extensivo al resto de secciones por la permanente amenaza de eliminación de puestos de trabajo desde hace años y los planes a futuro de la empresa.

Para los trabajadores de las plantas asturianas de Arcelor Mittal y para sus sindicatos de clase, ganar este pulso con la dirección de la empresa es clave. Son muchas las voces surgidas de la plantilla que están a la espera de movilizarse extendiendo los paros a otros talleres, para lograr el levantamiento del cierre patronal y la vuelta a la negociación desde cero y sin chantajes. Una victoria sindical dará un contundente mensaje a la dirección de la empresa: “no juguéis con nuestros puestos de trabajo y nuestros derechos laborales”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Síguenos

866FansMe gusta
589SeguidoresSeguir
760SeguidoresSeguir
109SuscriptoresSuscribirte