4.3. La clase trabajadora y sus aliados

3.1. Una visión global de la clase trabajadora

La clase trabajadora de hoy es muy diversa y desde hace mucho tiempo ya no es la gran masa de personas que se concentraba en unas pocas grandes empresas, como en la mayor parte del siglo 20. Sin embargo, en algunos sectores, sigue habiendo grandes concentraciones de trabajadores. El 54% de los asalariados están empleados en 1 782 grandes empresas con más de 200 personas. Estas 1 782 empresas representan sólo el 0,8% del número total de los empresarios. Futuros análisis detallados deben revelar dónde se produce esta concentración y qué cambios ha experimentado. La otra mitad de los empleados se dispersa entre las decenas de miles de pequeñas y medianas empresas.

Hay una integración creciente del trabajo intelectual y manual. En los últimos años las tecnologías de la información, comunicación y transporte, han experimentado especialmente un rápido desarrollo. El proceso de producción requiere un conocimiento más técnico. Esto significa que en muchas áreas la diferencia entre obreros y empleados se ha vuelto bastante arbitraria, ya que todos ellos están involucrados en la producción. Los derechos sociales relacionados con estas dos categorías son cada vez menos diferentes.

El grupo de asalariados con categoría de obrero incluye cada vez situaciones de contratos y convenios más diversos. El número de empleados con empleo a tiempo completo de duración indefinida disminuye, mientras que aumenta el número de aquellos que tienen un contrato a media jornada o temporal. Un tercio de los jóvenes menores de 24 años tiene empleos temporales y alrededor del 45% de las mujeres trabajan a tiempo parcial. Con los incentivos para los trabajos de baja remuneración, el pleno empleo se sustituye por empleos precarios y la categoría de trabajadores pobres1 se está ensanchando. Es el caso particularmente de los asalariados de origen inmigrante.

Entre los empleados, hay una diferenciación social mayor2. El número de puestos de trabajo de “rango inferior” aumenta. De entre ellos, muchos ganan menos que el salario medio de un obrero y no reciben ningún beneficio adicional. Además de eso, están los empleados de la capa media, que realizan determinadas tareas de gestión en la empresa y reciben ciertos beneficios salariales. Los empresarios intentan que esta capa asuma su visión del mundo, pero al mismo tiempo, sufren una tendencia al aumento de la proletarización. Por último también está la capa superior de los empleados, compuesta por mandos superiores.

Entre los funcionarios del Estado, los estatutarios, que se benefician de mayor seguridad laboral y mejores derechos de jubilación, se sustituyen sistemáticamente por eventuales. Estamos asistiendo a una diversidad cada vez mayor en los contratos.

3.2. La clase trabajadora y sus aliados en la clase media independiente

La clase trabajadora en sentido amplio es el centro de nuestra acción. Pero no nos dirigimos sólo a esta clase. Otras clases y estratos de la sociedad actual también se enfrentan a la dominación de los monopolios, los grandes accionistas y rentistas. Estamos hablando principalmente de las capas más bajas de la clase media independiente y los agricultores.

Importantes capas de autónomos, profesionales liberales, artistas y creadores se ven afectados por la dependencia de los préstamos bancarios, los acuerdos celebrados entre las distintas empresas monopólicas en el comercio, por la concentración de la producción, por la carga de impuestos indirectos y por la disminución del poder adquisitivo de la población. Esto conduce a un deterioro de la situación de las pequeñas empresas en la producción, el comercio y la agricultura.

Los autónomos que emplean entre uno y nueve trabajadores, los propietarios de pequeñas empresas con 10 a 49 empleados, forman parte de la pequeña patronal de nuestro país. Tienen intereses distintos a los de las grandes empresas (a veces les son abiertamente hostiles). También tienen contradicciones con la política del gobierno. La política del Gobierno en materia de fiscalidad, de intereses “ficticios” (intérêts notionnels)3, las medidas de apoyo a las grandes multinacionales benefician sistemáticamente a los principales grupos empresariales y monopolios, en detrimento de muchos pequeños autónomos. Estas medidas refuerzan la concentración y acumulación de capital y causan la quiebra de pequeñas empresas.

Subjetivamente una gran parte de la clase media independiente persigue el objetivo de convertirse en una gran empresa o monopolio, pero objetivamente, esa misma formación de monopolios les lleva a la ruina. Un pequeño grupo de autónomos tiene grandes resultados (el 20% acapara el 60% de los ingresos).

Las profesiones liberales, por ejemplo, tienen un ingreso neto promedio de 30 313 euros al año. Pero sin embargo varias profesiones independientes sienten el impacto de la crisis. En 2014 los independientes han sufri- do una disminución de ingresos netos del 4,5%. En 2012, un autónomo obtuvo un promedio de 20 492 euros netos por año. Se estima que el 70% de los independientes tienen un ingreso que no es mayor que el de un trabajador, pero debemos, por supuesto, mirar más de cerca estas situaciones y comparar las cifras oficiales con la realidad. Además el 16% de los independientes ganan menos de 833 euros, por debajo del umbral de la pobreza (973 euros). Los ingresos anuales medios más bajos se presentan en el sector servicios, como en el cuidado de la belleza (peluquería, pedicura…) con 12 685 €, la agricultura con 12 427 € y el comercio con 19 157 €. No cuentan con un salario mínimo o una renta de sustitución en el caso de bajar los ingresos. Tienen que pagar su propia seguridad social. Durante los largos períodos de ventas flojas muchos autónomos no pueden ahorrar para hacer frente a la enfermedad, los azares de la vida o para su pensión, ya que gastan todos sus fondos en ir tirando en el día a día. En 2012, 83 761 iniciaron un negocio independiente. 38 026 abandonaron la actividad, 7 778 de ellos tras la quiebra.

En cuanto a los agricultores, el aumento de la escala no conduce a una mejora significativa en sus ingresos medios – todo lo contrario. Según el informe anual de 2013 de la Boerenbond16, el ingreso promedio de un granjero que trabaja a tiempo completo fue de 23 304 € en 2014, menos de 2 000 euros al mes. Debido a los crecientes costos, los ingresos del agricultor están en constante regresión en los últimos años. También hay una creciente oposición entre los propietarios de las tierras agrícolas y los campesinos (por la especulación). La política agrícola europea está estrangulando a los pequeños agricultores y beneficia a los grandes terratenientes.

Por tanto, existe una base objetiva para una convergencia progresista de la clase trabajadora, las capas inferiores de la clase media y los pequeños agricultores independientes.

3.3. Aliados particulares: jóvenes, estudiantes, intelectuales y artistas Por último, nos dirigimos a cuatro categorías de personas que pueden

llegar a ser aliados de la clase trabajadora en lo que llamamos una “convergencia progresista”. Queremos seguir estudiando su composición y su papel específico en la sociedad.

  1. Los jóvenes. (Ver capítulo Ambiciones positivas. Punto 1.2. Partido de la Juventud)
  2. Los estudiantes. (Ver capítulo Ambiciones positivas. 1.2. Partido de la Juventud) Nuestro país cuenta con algo más de 450 000 estudiantes de entre 20 y 29 años. El grupo situado entre los 25 y 29 años de edad ha aumentado considerablemente en la última década. Los estudiantes forman una capa específica en la sociedad. Los estudiantes pro- vienen de diferentes clases, aunque la proporción de estudiantes que provienen de la clase obrera sigue siendo muy baja y, después de la graduación los estudiantes se dividen en diferentes clases. Pero mientras tanto, forman un mundo especial en sí mismo. En una convergencia progresista nos acercamos a todos los estudiantes que se compro- meten con una sociedad socialmente justa.
  3. Los intelectuales. Los intelectuales, definidos muy brevemente como las personas que han tenido la oportunidad de seguir una educación superior juegan un papel muy importante en un mundo complejo y politizado como el nuestro. En un entorno de producción de alta tecnología, desempeñan un papel vital en la investigación científica y en el desarrollo de la producción. Al mismo tiempo, han conquistado en comparación con otros sectores de la población un importante lugar en los medios de comunicación. Juegan un papel importante como “creadores de opinión” o como portavoces de algunas ideas. Cada lu- cha por la emancipación necesita intelectuales que elijan su campo, el de la clase trabajadora, el de la convergencia progresista.
  4. Los creadores artísticos, artistas, creadores culturales.

Notas

  1. Trabajadores pobres (working poor): trabajador que tiene un empleo pero que aún así vive bajo el umbral de la pobreza.
  2. Diferenciación: proceso que desarrolla distinciones en los grupos sociales.
  3. Interés presunto: Las sociedades pueden deducir sobre sus beneficios un interés ficticio (2,74%) de sus fondos propios. La supresión de esta medida reportaría 3 mil millones de euros en 2014.