Introducción

¿Se habló de «rendición de cuentas» cuando los bancos se hundieron? ¿Se les ha exigido que se valgan por si mismos? ¿Se ha forzado a los banqueros a recibir formación en Actiris o en el Forem para evaluar su competencia en la materia? ¿Se les ha condenado a prestar servicios a la comunidad? Estamos hablando de gente que llevó a la sociedad al borde del abismo.

Todo el mundo conoce la respuesta. No. No se les ha pedido nada. Al contrario, se les ha dado dinero. Mucho dinero. Los banqueros europeos han recibido una inyección de 1,6 billones de euros para salir adelante. Se han convertido en los mayores beneficiarios de subsidios del continente. En nuestro país, a los beneficiarios de ayudas sociales se les imponen condiciones cada vez más duras. Deben estar siempre disponibles, asistir a cursos y ante todo no ser exigentes. Y el que no respeta las condiciones es sancionado.

Para cierta clase social, hay poca ayuda, muchas trabas y sanciones severas. Para otra, un enorme apoyo, incondicional y sin sanciones. Sí, vivimos en un país con dos democracias. Y no se trata de la del norte y el sur del país. Se trata de una democracia para aquellos que tienen mucho dinero y otra para aquellos que no lo tienen. El muro de separación entre las dos se hace cada vez más alto.

El capitalismo ha puesto el mundo del revés. Empleos temporales en vez de empleos estables, inseguridad en lugar de seguridad, dividendos en vez de inversiones, el máximo beneficio en lugar de una política medioambiental estable y duradera, la guerra en vez de la paz y una pequeña oligarquía privilegiada en lugar de derechos democráticos para la mayoría. Realmente es el mundo al revés. Lo único que podemos hacer es intentar enderezarlo. Y tendremos que hacerlo nosotros mismos, mediante la sensibilización de la gente, la organización y la movilización.

Con una arrogancia increíble, el establishment 1  se beneficia de esta crisis para reforzar aún más su poder y desmantelar aceleradamente los derechos adquiridos durante años de lucha y de presión internacional. Todo está en riesgo. Tanto los derechos individuales (el derecho a la vida, el derecho de asociación, la libertad de expresión, la libertad de culto), los derechos sociales (el derecho al trabajo, a la vivienda, a la seguridad social), los derechos de los pueblos (la independencia, la soberanía nacional y el desarrollo sostenible) y el derecho al patrimonio común (la atmósfera, los mares y los océanos, la biodiversidad, que nosotros consideramos como bienes colectivos de la humanidad).

Por lo tanto, no estamos sólo ante una crisis económica, sino ante una crisis del sistema y las consecuencias en políticas sociales, a nivel democrático y ecológico son catastróficas. Las correlaciones de fuerzas en el mundo dieron un salto brusco y la nueva correlación se acompaña de amenazas de guerra inéditas, tanto a nivel regional como mundial. No se trata de un pequeño matiz más o menos. Lo que está en juego es el futuro de la humanidad y del planeta. Para responder a este desafío, necesitamos un verdadero cambio de paradigma. 2 Otra sociedad. No una utopía o un sueño romántico, sino una respuesta indispensable a los retos de hoy en día.

Abolir la esclavitud era «imposible». Hasta que los franceses lo lograron con la Revolución Francesa. Prohibir el trabajo infantil era «imposible», hasta que el movimiento obrero de este país dijo «basta» y sacó a los niños de las minas y de las fábricas textiles. Vencer al apartheid era «imposible», hasta que la ANC abolió la segregación racial en Sudáfrica. Nada es imposible. Debemos elaborar nuestro proyecto, nuestro plan, nuestro propio discurso.

Notas

  1. Establishment: término que designa a una minoría social que ejerce un fuerte control sobre la sociedad funcionando sobre la base de poderes establecidos. Son los dirigentes políticos, económicos, culturales que dirigen las principales organizaciones públicas y privadas de un país, para su interés y según sus concepciones.
  2. Cambio de paradigma: cambio del modelo de representación del mundo y del marco de pensamiento a través del cual se analiza la realidad.